NOTICIAS

Diez años de un momento memorable

El 1 de julio de 2012, Juan Mata ganó la Eurocopa con la selección española y marcó un gol a Italia en una histórica final celebrada en el Estadio Olímpico de Kiev.

Juan Mata ya era campeón del mundo, pero la UEFA Euro 2012 de Polonia y Ucrania, al inicio del verano, llegaba en el momento cumbre de su trayectoria profesional. Consolidado como una de las estrellas del Chelsea (había sido elegido el mejor jugador del equipo en la temporada recién concluida) y campeón de la Champions League, acudía a la llamada de Vicente del Bosque para formar parte de nuevo de la generación más brillante de la historia del fútbol español.

Como en cualquier conjunto campeón, las jerarquías estaban muy marcadas. Había que esperar con paciencia la oportunidad, y estar listo para aprovecharla. Juan estaba preparado el 1 de julio de 2012, cuando Del Bosque decidió que entrase –por Iniesta- en los últimos minutos de la final de la Eurocopa contra Italia. El partido estaba sentenciado tras los tantos de Silva, Alba y Torres, pero Mata no se iría del Estadio Olímpico de Kiev sin dejar su sello. En el 88, aprovechó un pase de Fernando Torres, su compañero en el Chelsea, para hacer el 4-0 definitivo.

Su abrazo con Torres tras el gol fue el broche perfecto para aquel duelo y para la segunda Eurocopa consecutiva de la selección española. Juan Mata levantó la copa en una ciudad que, diez años después, pasa por un momento muy complicado. Ojalá el próximo aniversario llegue en circunstancias mucho mejores para Kiev.